En Construcciones Sojarman instalamos el pavimento de hormigón impreso que necesita su vivienda con todas las garantías del mercado y a unos precios competitivos. Los más de quince años de experiencia en trabajos de hormigón pulido y hormigón impreso, nos permiten ofrecer una pavimentación adecuada a cada necesidad concreta, por delicada que esta sea, y a los diferentes gustos o estilos de cada proyecto.

El hormigón impreso es el resultado de años de investigación que ha dado con una tecnología actual y moderna aplicada al campo de la construcción y que nos permite ofrecer una amplia variedad de gamas decorativas, tanto para superficies horizontales como verticales, asociadas a todas las excelentes prestaciones de resistencia y durabilidad propias del hormigón. En Construcciones Sojarman, creamos proyectos adecuados a cada caso, innovadores y de alta calidad, con la máxima responsabilidad y cuidado. Nuestra logística y nuestro personal, altamente cualificado, junto con la maquinaria más actual y las nuevas técnicas de pavimentación en todo tipo de superficies, garantizan una ejecución plenamente satisfactoria y original.

Para asegurar la viabilidad del proyecto y poder optar por la mejor instalación del pavimento de hormigón impreso, nuestros operarios se desplazarán hasta su propiedad para realizar un exhaustivo reconocimiento del terreno en el que pueden existir elementos tales como raíces, desagües, desniveles o cualquier circunstancia que deba ser tenida en cuenta, sin importar si la superficie a pavimentar es de un material u otro. Este tipo de pavimento se puede instalar en todo tipo de suelos y terrenos, ya sean de grava, arena, tierra, piedra o cemento, pero son sus características concretas las que siempre se deben tener en cuenta para evitar problemas posteriores a la instalación. Una vez comprobada y subsanada cualquier dificultad se procede a la nivelación de todo el perímetro y a su encofrado.

La instalación del pavimento de hormigón impreso constará de varias fases. Tras la primera inspección del terreno y de eliminar cualquier elemento innecesario en el subsuelo y una vez nivelado y encofrado, se procede a extender una primera solera de hormigón compuesta por cemento, elementos como la arena de distinto gramaje o cuarzo y aglutinantes. Esta mezcla específica de materiales nos va a permitir obtener un producto altamente resistente que formará la base del pavimento.

Posteriormente, se puede aplicar un mallazo o red metálica que “armará” el hormigón, haciendo que su resistencia a todo tipo de tracción o tráfico sea realmente invulnerable y duradera.

La última fase es, quizás, la más vistosa puesto que ya comienzan a verse los resultados de la obra. En ella volvemos a realizar una solera de hormigón que quedará en la superficie y cuyos componentes, similares a los mencionados con anterioridad, contarán también con fibras elásticas y aditivos que nos permiten prevenir la aparición de grietas y mejorar su resistencia. A esta capa se le añade además el color seleccionado de manera que este material forma una capa totalmente homogénea tanto a nivel decorativo como práctico.

Sobre este material, y en el grado de fraguado óptimo, es donde comenzamos a trabajar con los moldes de imprimación, dando forma decorativa al patrón elegido por los clientes, logrando una mayor compactación de todos los materiales de la solera de hormigón y al mismo tiempo consiguiendo un trazado artístico, personalizado y acorde al gusto o estilo del lugar.

Con estos moldes podemos imitar materiales de la propia naturaleza como puede ser la madera, pizarra, piedra inglesa, piedra seca, o jugar con distintas formas como son cenefas, redondelas, caracoles, adoquines, arcos o espigas. Al combinar los colores con las distintas formas de moldeado y de imitación a un material u otro, conseguimos un suelo 100% personalizado y original, único y adaptado por completo a la superficie del lugar y a sus características particulares.

En Construcciones Sojarman le garantizamos, gracias a la profesionalidad de nuestros operarios y a su buena praxis en la instalación del pavimento de hormigón impreso, que podrá despreocuparse de la aparición de hierbas o moho, de posibles hundimientos del terreno o deslizamientos y de embalsamientos de agua de lluvia o cualquier problema similar que sí suceden a menudo con otro tipo de materiales. Toda la obra, realizada por nuestros profesionales, va a tener en cuenta hasta el más mínimo detalle como son la preparación de la mezcla del hormigón, sus resinas y barnices así como su óptima instalación al final del trabajo, el añadido del mallazo, el sellado de la superficie, el tiempo de fraguado del material o sus juntas de dilatación.

En Construcciones Sojarman no dejamos ningún aspecto al azar, con lo que el pavimento va a mantenerse en optimas condiciones durante al menos diez años, teniendo un mantenimiento básico de limpieza con agua y un barnizado periódico para seguir manteniendo, estética y funcionalmente, todas las características que hacen del pavimento de hormigón impreso un material casi imperecedero.